¿Qué debo hacer si rescato un gato o perro abandonado?

Por Asly Arias

Esta es una de las preguntas más frecuentes que nos hacen en la Fundación, y queremos que al momento de rescatar a un perro o un gato, te puedas sentir seguro y actuar de manera responsable. Debes tener en cuenta que rescatar es mucho más que solo llevarse al animal, sino que implica una gran responsabilidad que se extiende hasta después de haberlo entregado a un hogar, sobretodo porque las adopciones podrían llevar más tiempo del esperado.

Ahora que ya sabes todo lo que conlleva rescatar, debes verificar primero:

  1. Si ese animal no está bajo el cuidado de alguien más, ya sea vecinos, comunidad, alguna agrupación, una persona sola, etc.
  2. En el caso de un gato, si es feral o si pertenece a alguna colonia.
  3. En el caso de los cachorros, si están solos o si la mamá está cerca, o incluso si hay más hermanos escondidos.

Si ves que es seguro llevarse al animal, es crucial que lo lleves al veterinario de forma inmediata. 

Ay, pero se ve súper sano” – Incluso en esos casos, es importante que un profesional médico certifique que el animal no tiene ninguna enfermedad grave, como el parvovirus o distemper, en especial si el animal rescatado aún es cachorro. Además, el veterinario indicará plan de vacunación y desparasitación según corresponda

El siguiente paso para el rescatado es hacerlo cumplir una cuarentena de al menos diez días como medida de prevención. Y si tienes otros animales en casa, es importante que lo mantengas aislado en otro espacio.

Durante todo este proceso, es importante observar el carácter del perro o gato y ver si tiene algún problema conductual. De esta manera, si tienes los antecedentes clínicos y conductuales, podrás hacer un mejor filtro y saber qué familia o tutor sería ideal para el perro o gato.

Y ahora que ya sabes que tu rescatado está sano y salvo, ¡es hora de buscarle un hogar! ¡Saca tu celular o cámara y tómale fotos para que se luzca! Incluso te recomendamos que, de ser posible,  le hagas una pequeña ficha que indique su sexo, edad estimada y datos sobre su personalidad, ¡así podrás atraer a la familia correcta!

Desde Fundación Huella Animal, te ayudaremos a difundir tu caso en nuestras redes sociales para que pronto puedas encontrar a los tutores perfectos.

¿Y ustedes como fundación no se lo pueden quedar?”- Aunque quisiéramos poder brindarle un hogar temporal a todos los perritos y gatitos abandonados, nuestra capacidad es bastante limitada. Actualmente, no contamos con un albergue propio y seguimos trabajando en terreno, donde cada día encontramos más animales que debemos rescatar. Además, dependemos completamente de donaciones para poder mantener y cuidar de nuestros rescatados.

Es importante que al momento de rescatar, te involucres durante todo el proceso de adopción. Es decir, debes comprometerte a hacerle seguimiento a su caso, incluso luego de que vaya a su nuevo hogar.

Al buscar un adoptante debes fijarte que su nueva familia sea consciente y responsable, quiera a los animales, tenga nociones de tenencia o al menos esté dispuesta a aprender. También debes verificar cómo es su casa o departamento como, por ejemplo, si es amplia, si vive con niños o tiene otros animales, si el perímetro está bien cerrado o, en el caso de departamento, si cuentan con mallas, sobretodo en el caso de los gatos, cuya tenencia debe ser dentro del hogar. Todos estos aspectos te ayudarán a determinar si es el lugar adecuado para tu rescatado.

Si le encuentras un hogar de inmediato, debes asegurarte de que el adoptante se comprometa a vacunarlo y esterilizarlo si es que aún no pudiste hacerlo. También te sugerimos que hagas un filtro mediante un formulario de adopción o entrevista o, incluso, puedes pedir videos o fotos del lugar donde vivirá. Cuando ya le hayas encontrado un hogar, es importante que vayas en persona para verificar si los adoptantes son tal cual como dijeron en la entrevista y si la casa o departamento se ve segura para el rescatado.

“¿Y si me lo devuelven?” – Aunque esto te parezca lo peor que te pueda pasar, ten en cuenta que debes recibirlo, ya que esto te permitirá darle otra oportunidad para conseguir un hogar ideal para tu rescatado. En el caso contrario, es muy probable que el gatito o perrito termine nuevamente en las calles.

En todo este proceso, recuerda que estamos hablando de una vida, y que al momento de rescatar, te comprometes con el bienestar del animal.

Finalmente, cuando tu rescatado haya encontrado su hogar ideal, ¡podrás tener la satisfacción de haber salvado a un perrito o gatito de las calles! ¡Tú le habrás dado la oportunidad de ser feliz y vivir plenamente!