Febrero 2017

Mi nombre es SYMUR soy el primer gatito que tiene la oportunidad de contar su historia en el mes de los enamorados.

Yo vivía en un sector de Cerro Navia super malo, donde habitaba gente drogadicta, otros perros y otros hermanos gatitos, un día apareció un voluntario que repartía comida, corrí rápido para ver que tan rica era y era exquisita, así que comí hasta llenar mi guatita por si no lo volvía a ver, me sacó unas fotos, me hizo un cariño y se fue. Al día siguiente volvió, me trajo unas vitaminas y me hizo unas curaciones y trajo mucha más comida, todavía no estaba seguro que volvería así que trague todo lo que pude, así pasaron los días y este amigo nunca dejó de venir para traer comida y a hacerme mis tratamientos, sin embargo veía en su cara la preocupación porque estos no funcionaban, hasta que un día apareció con una jaula, había un olor tan rico en ella que me metí y él la cerro y me llevo con él. Al principio me dio susto y me hice pipí pero como el amigo olía a comida y ya había visto su cara muchas veces decidí creer en él. Llegamos a un lugar con muchas luces y doctores, era el veterinario, me revisaron y luego el doctor habló con él, su cara se puso triste y me vino a abrazar, me dijo que no tenía que estar asustado porque de ahora en adelante habría muchas personas que me cuidarían y que las traería para que me conocieran, que ahora yo era parte de Fundación Huella Animal y jamás volvería a estar en la calle. Me quedé solito en silencio y un doctor dijo que me tendrían que cortar mis orejitas, que no me iba a doler y que me harían mucho cariño y me traerían comida aún más rica, así que acepte. Cuando ya estuve mejor, me fui a una casa, donde no había mucho espacio porque había otros gatitos y como yo estoy enfermo no me podía acercar pero me regalonearon y me alimentaron mucho, aún se ríen cada vez que como porque dicen que no alcanzo ni a respirar porque me trago todo muy rápido pero es porque no sé si está comida también estará mañana. Tengo Leucemia y Carcinoma, soy viejito y casi no tengo dientes y sé que pronto se terminarán mis días, mi pronóstico no es muy alentador pero con lo bien que me tratan he repuntado harto pero necesito que me ayuden a buscar un hogar donde tenga más espacio para mí, donde ser feliz y muy pero muy querido.
Ustedes no saben lo que me ha cambiado la vida, antes nadie me vio, antes yo era “sale gato asqueroso” y hoy soy “quién es el gatito más bonito”, “mi amor” y también el “precioso Symur” jijiji, el dolor, el hambre y el miedo son recuerdos que no quiero volver a sentir, quiero y merezco ser feliz y tener una familia y con la ayuda de TODOS ustedes, seguro que la encuentro.
Si quieres adoptarme, solicita mi formulario a adopciones@fundacionhuellaanimal.cl
Si quieres ser su Madrina/Padrino envíanos un correo a transferencia@fundacionhuellaanimal.cl
Aprieta Click en COMPARTIR para que mi historia llegue a muchísimas personas y así encontrar un HOGAR TEMPORAL O DEFINITIVO!